La mágica historia del Faro de Colonia de Sacramento

Es uno de los emblemas más significativos de la ciudad de Colonia de Sacramento, en Uuruguay. Controlando la desembocadura del Río de la Plata en el Atlántico, el Faro de Colonia ha sido testigo del último siglo y medio de vida en la ciudad de Colonia de Sacramento, una de las más hermosas de Uruguay, y con una semblanza particular, dada su cercanía a la envidada Buenos Aires. El faro se construyó por necesidad en 1855, ya que la zona necesitaba de alguna referencia luminosa en las noches sin luna, o cuando el mar y el río comenzaba a bramar violentamente, que era algo más común de lo que se puede pensar.

En este sentido, la ubicación del faro se escogió estratégicamente, y se emplazó sobre el antiguo convento de San Francisco Xavier. Hay que destacar que la obra se pago con los tributos y peajes de los cientos de barcos que atravesaban la zona, y que en pocos meses se pudo comenzar con la misma, en 1855. En dos años el faro estuvo terminado, y su luz llenó de emoción a sus ciudadanos y al resto de Sudamérica, llegando a copar portadas de importantes diarios internacionales el día de su “estreno”.

Actualmente, el faro sigue en plena forma, comandando las noches de Colonia con sus ráfagas incesantes, haciendo saber a todo navegante que en esa costa se encuentra una ciudad emblemática para América del Sur. Además, los más intrépidos pueden subir hasta arriba del todo del faro para tener una maravillosa perspectiva de toda la ciudad, incluyendo también la desembocadura del río, que se presenta mágica ante nosotros.

El faro de Colonia es sin duda una de las piezas más importantes de esta ciudad uruguaya que está viendo como en los últimos tiempos, los turistas comienzan a llegar a mansalva. Y que mejor parada que contemplar de cerca el faro que todo lo ve cuando visitamos Colonia.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *