Recorriendo Colonia del Sacramento

Al suroeste de Uruguay y a 40 minutos de autobús desde Montevideo, encontramos la preciosa población de Colonia de Sacramento. Un lugar con un encanto especial, que te transporta a otra época y te emite una paz y una tranquilidad que no se encuentra fácilmente cuando se hace turismo. Además, para los que quieran ir más allá de Uruguay, en una hora pueden plantarse en Buenos Aires cogiendo un barco y cruzando el Río de la Plata.

Ulica-Colonia-del-Sacramento

Visita obligada en Colonia del Sacramento es sin duda la Calle de los Suspiros, la única original de cuando habitaban los portugueses y antiguamente llamada la Calle Ansina. Esta cerca de la plaza 25 de Mayo y llega prácticamente hasta el río. Sus casas con el techo lleno de tejas y sus paredes de colores, nos transportarán hasta el siglo XVIII, época en la que están inspiradas. Todas las callejuelas de la ciudad tienen un encanto especial, con suelo empedrado y farolas con luz amarilla que dan un ambiente romántico a la población.

Subiendo una escalera de caracol y un tanto angosta, se llega a un bonito faro blanco desde donde se puede contemplar las mejores vistas de la ciudad e imaginarnos cuántos barcos han navegado por esas aguas. Muy cerquita del faro también se pueden visitar las ruinas del Convento de San Francisco y después acudir hasta la Plaza de Armas donde está la Iglesia Matriz, que se empezó a construir a finales del siglo XVII y es una de las más antiguas del país.

A pocos kilómetros de la localidad se encuentra la Granja Arenas, donde se puede pasar un buen rato degustando mermeladas y más tarde llevarnos un típico producto del lugar. Además de tener los sabores más curiosos de mermelada como ajo o membrillo, también venden miel o alfajores. Junto a la tienda se encuentra un pequeño museo de colecciones, donde el visitante puede encontrar los objetos más curiosos.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *